Exodus: Dioses y reyes.


Ola

Hay un tweet que rezaba algo así: “Lo mejor de Exodus es hacerte la foto con el cartel antes de ir a ver la película”. Bien, pues no era para tanto la granizada que caída sobre ella. Exodus: Dioses y reyes es cine épico sin más pretensión que la de entretener. ¿Alguien pensaba que ésta iba a ser una película que agradase a la crítica y que arrancara premios? Si alguien pensaba así estaba claramente equivocado. La última película basada en la Biblia que rascó algo fue Ben-Hur, allá por 1959.

No merece la pena hablar de la historia pues es sobradamente conocida hasta por los más ilustres ateos pero sí es necesario hacer referencia a Los Diez Mandamientos, de Cecil B. DeMille. Aquella era una película justificada: había que hacer la competencia a la televisión y para ello se usó nuevas técnicas que el cine no había usado anteriormente: technicolor, pantalla panorámica,… La justificación de Exodus no se encuentra por ningún lado salvo la de hacer “otra película de la Biblia” con actores conocidos, efectos especiales tremendos y…poco más. ¿Les suena? Correcto, como Los Diez Mandamientos, pero ahora la TV ya no tiene rival en el cine, y más cuando hasta el manido 3D se ve mejor en casa.

plaga

¿Qué es lo que falla en Exodus? Claramente (¡y cómo no!) el guión. No pretendo que Exodus me revelara nada de la historia, ni siquiera que contase algo novedoso, pero si que lo hiciera de manera inteligente. Me explico: una película basada en un libro sobre una historia que pasó cerca de 4500 años tiene que tener un enganche con el presente, y ese enganche no existe. Y mira que era fácil: identificarlo con el sufrimiento de pueblo judío, que eso funciona muy bien en el cine; mostrar la grandeza del Imperio Egipcio, que también va bien; mostrar una historia de luchas entre la nación poderosa y el pueblo oprimido, etc. Pero Exodus se queda en la simple narración de los hechos de forma prácticamente literal que la Biblia cuenta. No hay empatía en ningún momento con ninguno de los personajes: Moisés pasa de fiel protector del faraón a ser el superguía de los judíos como quien compra el pan y de paso pasa por los chinos a comprar alguna ocurrencia. Nunca te llegas a creer el sufrimiento de los israelitas (es más, te la sopla todo lo que les pase). Ramsés es un niño mimado y estúpido, rencoroso con todo y con todos; y los secundarios (Aaron Paul, Ben Kingsley, Sigourney Weaver) pasan con más pena que gloria por la película. Los diálogos son tan superfluos que la que podía ser una interesante historia de cómo Moisés se entera de su origen queda en nada. Y el enamoramiento con su esposa (María Valverde) es de flechazo y punto. Bale no saca su contrastado talento a relucir en ningún momento y Edgerton se esfuerza en reflotar un personaje plano sin apenas conseguirlo.

rojo2

Pero no todo es malo en Exodus. Ridley Scott es un directozado y sabe dónde poner la cámara y cómo dirigirla para no hacer pesada una película de dos hora y media. Las escenas de acción (muy pocas) son muy dinámicas, la fotografía es acojonante y los efectos especiales son tan buenos (y en muchas ocasiones sutiles) que hacen remontar la película. No entiendo las críticas al director pues su trabajo lo hace muy bien, pero si ese trabajo no viene acompañado de una buena historia pues poco puede hacer. Lo malo viene cuando la acción decae y en la película no pasa absolutamente nada (el destierro de Moisés, la huida de Egipto,…). Los personajes, como he dicho, carecen de la fuerza necesaria para engancharse con ellos, todo está muy muy forzado y nunca te llegas a creer las motivaciones ni los sentimientos de ninguno.

Mención aparte merece las localizaciones. Uno, que es de Almería, tira para su tierra y reconoce algunos de las localizaciones usadas para la película: cantera de Macael (poblado judío), la Rambla del Búho, la Rambla Viciana, desierto de Tabernas (escena de la batalla), Sierra Alhamilla (persecución final a los judíos),…Fuerteventura, por otra lado, nos muestra la majestuosa playa de El Risco del Paso.

Lo peor: los personajes y las pausas de la película.

Lo mejor: el paisaje, la parte de las plagas y el Mar Rojo.

Nota: 5.5/10

 PD: y sale nuestro amigo Miguel (AKA Josayo) nada menos que ¡4 veces!

Se acaba 2014


10402040_10152530605819716_6092373120240663433_n

Se va el año 2014 y ,en general, no ha sido un año destacable, al menos en lo referido al cine. En una época donde parece que hay un modelo tipo de guiones, historias y personajes que todas las grandes productoras parecen tener en el cajón, solo alguna película pequeñita brilla con luz propia, como parece ser Ida, Boyhood o Gran Hotel Budapest. A éstas se les ha unido la gran epopeya espacial de nuestro tiempo: Interstellar. Las cuatro parecen ser lo más destacado de un panorama internacional dónde Woody Allen nos ha vuelto a traer su entrega anual con Magic in the Moonlight, que parece ser una obra muy menor de su extraordinaria mente; los héroes del espacio han conocido a Los guardianes de la Galaxia o Xavier Dolan, desde Canadá, ha confirmado ser el nuevo enfant terrible del cine.

Desde el mundo comiquero nos llega la ya mencionada Guardianes de la Galaxia, pero sobre todo, X-Men: Días del futuro pasado, sin duda la mejor saga llevada al cine. Capitán América siguió sus andanzas con Soldado de Invierno, una película bastante respetable en su género; el Peter Parker más teen se enfrentó al Poder de Electro y al Duende Verde y Sin City 2 se estrelló por todo lo alto.

En Europa, cuna del cine culto e intelectual, o eso nos creemos, hemos tenido título tan cool como Tourist, Winter Sleep, Las Venus de las pieles, Joven y bonita, Nymphomaniac V. II o Rompenieves. El cine europeo nunca defrauda, aunque suele ser muy centrípeto y tiende a ser un “cine para europeos” y muy nacional.

España ha sido un borde brillante dentro de ese panorama europeo. En el mejor año para la taquilla, han destacado títulos como El niño, 10.000 km y, sobre todo, La Isla Mínima, la gran favorita con derecho propio a la próxima gala de los Goya. Junto a Torrente V, Mortadelo y Filemón y la gran sorpresa de éste 2014, 8 apellidos vascos, han situado al cine español en boca de todos. De unos años para acá estamos observado que aquellas críticas nefastas hacia nuestro cine cada día son menos.

Por último, desde EEUU sigue el bombardeo de películas, que en algunos casos llegan a copar el 90% de las salas nacionales. Como siempre, destacan las pequeñas películas independientes que se salen de la norma (o no) de las grandes productoras. Boyhood es la gran película del año. no hablaré aquí de ella pues ya la comenté en mi anterior post. Birdman parece ser la competencia directa en los premios de la crítica y de los académicos a Boyhood y ha dado el espaldarazo definitivo en Hollywood a Iñárritu, por si con Babel, 21 gramos o Amores Perros no fuera suficiente. Wes Anderson ha vuelto a hacer de las suyas con Gran Hotel Budapest, una divertidísima comedia donde destaca Ralph Fiennes: memorable. Perdida ha sido la gran catalizadora del año: tiene tanto adoradores como detractores. La dirección de Fincher, como siempre, impecable, y Rosamund Pike está extraordinaria, pero…lo típico en estas críticas, el guión. Julianne Moore vuelve a ser el centro de atención por Still Alice, donde encarna a una mujer a la que le han diagnosticado alzheimer; y en Maps to the Stars, de Cronneberg, donde ganó en Cannes el Premio a Mejor Actriz. También destaca dentro del panorama Nightcrawler, que le ha valido a Jake Gyhenhaall una nominación al SAG. El cine independiente se ha colado también con Whiplash, una película centrado en la ambición de un joven en el mundo del jazz. Xavier Dolan y su Moomy fueron galardonados con el Gran Premio del Jurado en Cannes y realiza de una película peculiar acerca de una familia en un mundo distópico dónde las madres pueden abandonar a los hijos enfermos. Sin duda, una de las mejores películas de 2014.

También junto a Interstellar y Perdida, la gran superproducción del año no llega de la mano de Peter Jackson y su particular visión de la Tierra Media. Con La batalla de los cinco ejércitos cierra la sextología iniciada con La Comunidad del Anillo. Esperemos que sea un broche digno, pues las dos anteriores entregas de El Hobbit ha sido, por así decirlo, un tanto tibias.

Del mundo de la animación se nos ha confirmado que segundas partes no tienen por qué ser malas: al igual que ocurrió con El Retorno de Jafar y Toy Story 2, Cómo entrenar a tu dragón 2 se ha convertido en una película de igual o superior calidad que su antecesora. De la mano de los muñecos nos llegó La LEGO película, una extraordinaria aventura que no tiene nada que envidiar a Pixar, Disney o DreamWorks.

Por último, para ir acabando el recorrido cinematográfico del año, desde Sudamérica nos llegó un puñado de películas que han sorprendido de alguna manera por su calidad. Quiero destacar aquí una: Relatos Salvajes, la enésima película de Ricardo Darín, donde protagoniza una serie de historias independientes unidas entre sí por la venganza. Pese a lo que pueda parecer, es una película cómica, una de las grandes que el cine argentino ha dado en los últimos años; y eso es mucho decir.

Cómo no quiero ser totalmente imparcial en éste recorrido, a continuación podéis votar como las mejores de éste año todas las anteriores películas mencionadas o aquellas que vosotros consideréis las mejores. ¡Animaos!

Boyhood


Boyhood_Momentos_de_una_vida-367183044-large

Tras meses sin actualizar, una película ha conseguido que renazca en mí eso que llaman “la pasión de escribir”, que a tanto le gusta decir a Vargas Llosa. No voy a extenderme mucho pero prometo escribir al menos un post todas las semanas a modo de propósito de fin de año.

La película que ha encendido la mecha no es otra que “Boyhood“. Richard Linklater lo ha vuelto a hacer. Tras la insuperable trilogía, interpretada por Ethan Hawke y Julie Delpy, Linklater llevó a buen término un proyecto que duraba 12 años y que consistía en grabar la evolución de la vida de un niño, Mason (interpretado por Ellar Coltrane) a lo largo de esos años. Llevar a cabo ese proyecto y con los mismos actores a lo largo de más de una década se antoja una odisea en los tiempos que corren, donde las agendas y los egos priman por encima del interés por el buen hacer. Pero Linklater parece tener ese magnetismo necesario para aglutinar talento y compromiso sin más preocupación que filmar.

Pero centrémonos en la película. No es un film rompedor, ni siquiera es alternativo; sí, es “cine independiente USA” pero no se sale de las reglas de los grandes estudios: actores muy conocidos, historia convencional, reparto seguro y rentabilidad. Pero eso no resta un ápice para que “Boyhood” sea una película extraordinaria. ¿Por qué? Porque al estar rodada en 12 años y con el mismo reparto la empatía que sientes por Mason es poco usual. Las críticas acerca de que si la película estuviera hecha en un año con diferentes actores en las distintas etapas no sería tan honda son ciertas, pero es que la película está rodada en 12 años y con los mismas actores por esa misma razón. Otra razón, y las más poderosa para mí, es la historia: una historia sencilla, sin aspavientos. Es la vida de un chico normal, con situaciones normales, con vivencias normales y con problemas y soluciones normales. Es una película real, amarga y divertida a la vez y por la que puedes sentirte identificado en todas las etapas de la vida del chico; o de la madre; o del padre. Son situaciones cotidianas narradas de forma magistral por un director que se ha convertido, por derecho propio, en el gran analizador de la vida corriente norteamericana actual.

Arque3

Cuenta una historia real, o que pudiera ser real. Patricia Arquette, recuperada para el cine desde “Carretera Perdida” es el alma máter del film. Ellar Coltrane es el protagonista absoluto pero ella, la madre, es la que le da el realismo bruto y con matices a la película. Con ella la puesta en escena siempre es espectacular, excéntrica y pausada.  Arquette está ante el mejor papel de su carrera.

Es una película de familias rotas, de madres luchadoras y desencantadas con el propósito de su vida (“pensaba que había algo más, que ésto no se acabaría aquí”), es una película de adolescentes que buscan su lugar en un mundo que no entienden y es una película de experiencias vividas. Linklater nos vuelve a traer diálogos memorables que nos recuerda a “Antes del amanecer”, situaciones convencionales narradas con extrema delicadez y sentimiento, muy cuidada y que no busca en ningún momento la empatía forzada. Es una obra magnífica, cine bien hecho. En mi opinión, superior a “Antes del atardecer” y a “Antes del anochecer”, y eso, para mí, supone mucho.

Sobre una Historia desconocida


Letra Humanística

La Historia siempre ha sido un campo muy poco amado y muy odiado entre los estudiantes. Estudiar Historia es a veces aburrido y tedioso si no gusta lo que estudias. Al igual que una novela o una serie, algo que no te gusta ver y leer lo dejas aparcado y olvidado.

El oficio de historiador, al que aspiro en un futuro no muy lejano, es complejo. Ante la inmensidad que proporciona estudiar, aprender y enseñar Historia uno no puede dejar de pensar si elige o no bien su destino. Los viejos métodos de enseñanza quedaron ya obsoletos cuando se produjo una brecha enorme entre la generación de nuestros padres (años 60-70) y la nuestra (años 90-2000). Ya no se puede enseñar la “historia oficial” de los libros sino que hay que buscar nuevas formas de comunicación educativa, nuevos frentes históricos importantes que en el pasado no tuvo tanta trascendencia para…

Ver la entrada original 683 palabras más

Israel vs Mundo Árabe


Israel vs Mundo Árabe

Letra Humanística

“El regreso de los judíos al este [de Europa] nunca se consideró siquiera, ya que nadie en la Unión Soviética, Polonia ni ningún otro lugar mostraba el más mínimo interés en su regreso. Tampoco los judíos fueron especialmente bienvenidos en el oeste, en particular los que tenían una mayor formación o alguna titulación en profesiones no manuales. […] La dificultad de “ubicar” a los judíos de Europa sólo se resolvió mediante la creación del Estado de Israel: entre 1948 y 1951, 332.000 judíos europeos marcharon a Israel […] y otros 165.000 salieron finalmente de Francia, Gran Bretaña, Australia y América del Norte y del Sur”.

Tony Judt, Postguerra: una historia de Europa desde 1945. 

 

Parte del Imperio otomano durante siglos, Palestina fue convertida en protectorado por la Sociedad de Naciones (embrión de la ONU) al finalizar la I Guerra Mundial y entregado al Reino Unido. En 1917, mediante la Declaración Balfour*, el Gobierno británico se había…

Ver la entrada original 1.285 palabras más

La importancia de llamarse…


¿Primarias abiertas o Congreso cerrado?

Letra Humanística

psoe

Oscar Wilde escribía allá por 1895 una de las mejores comedias de la Inglaterra victoriana: “La importancia de llamarse Ernesto” (The Importance of Being Earnest). Dentro de (para mi vergüenza) escaso vocabulario anglosajón recuerdo que la palabra being se refería tanto a la persona como a la cualidad de esa persona (que me corrijan si no es así). Bien, no voy a hablar de la vida y obra de Oscar Wilde sino del PSOE, de Rubalcaba y del debate Secretaría General-Primarias.

El PSOE se encuentra en una encrucijada donde todos los caminos llevan al desastre salvo uno. Desde que en el 2009 empezara a caer de forma imparable no ha sido capaz de levantar, ni de forma leve, la cabeza. Poner a Rubalcaba como cabeza de turco y presentarlo a las elecciones generales fue, en mi opinión, un acierto. Con él caía todo el Gobierno Zapatero, pero también el…

Ver la entrada original 679 palabras más

Homeland 3, ¿desgaste? ¿El acabose?


Dessjuest

Toca tercera temporada de “Homeland”, el resumen hasta la fecha es el siguiente, una primera temporada que me gustó mucho mucho, la historia era buena y estaba rodeada de cosas buenas, la segunda ganaba mucho en ritmo, pero quizá perdía gran parte de esas cosas buenas de las que se rodeaba la primera, menos matices, más acción y si bien te dejaba un más que buen regusto no sé, algo se echaba a faltar.

Lo cierto es que las audiencias acompañan y cada temporada supera en cifras a la anterior, esta por supuesto también, aunque por poco, el negocio sigue siendo rentable y la cuarta entrega ya está confirmada para el próximo otoño, decir que sin embargo en el tema premios sí que parece que el tema ha sufrido un pequeño bajón. Tiene la cosa el aliciente además de ver si uno es capaz de adivinar en la pantalla la…

Ver la entrada original 566 palabras más