El crimen de la carretera de Málaga-Almería


Hoy se cumplen 79 años de la conocida como “desbandá de Málaga” o el “crimen de la carretera de Málaga-Almería”. El 8 e febrero de 1937 la capital malagueña y gran parte de la provincia caía en manos del ejército franquista y se iniciaba el primer éxodo masivo de la Guerra Civil y uno de los más importantes del primer tercio del siglo XX.
carretera_malaga_almeria_madre_lactante

Madre amamanta a su hijo fallecido

Varios miles de malagueños salieron camino de Almería mientras la aviación italiana y los bombarderos franquistas Canarias (actualmente tiene una calle en Almería), Almirante Cervera y Baleares ametralleaban y cañoneaban a la población civil. Se calcula que entre 3000 y 5000 fueron los asesinados. Entre la gente se mezclazan ancianos, niños y madres, civiles y militares así como autoridades de la ciudad y pueblos. Conforme pasaban los kilómetros se le iban uniendo personas de los pueblos costeros de Granada.
desbanda3

Malagueños en el camino

GCE-carretera_malaga_almeria_2 - copia

Refugiado ayudando a una anciana

Norman_Bethune_autorfoto_GCE_carretera_malaga

Grupo de refugiados fotografiados por Norman Bethune

Muchas de las fotos aquí mostradas es obra del médico canadiense Norman Bethune, que con su equipo humano y una ambulancia se trasladó desde Valencia para intentar salvar las máximas vidas posibles. Sin él, muchas de ellas hubieran quedado arrastradas por las balas.
Norman_Bethune_ambulancia_traslados - copia

Norman Bethune atendiendo en su ambulancia

Tras llegar a Adra, ya en la provincia de Almería, el Gobierno Civil de Gabriel Morón trató de instalarlos en edificios como el Teatro Cervantes, en edificaciones gubernamentales y en casas particulares; pero la gran cantidad de población que llegó, e iba llegando, durante días hizo inhabitable la ciudad y fueron realojados paulatinamente en otros pueblos de la provincia almeriense y trasladados en convoyes hacia las provincias de Albacete, Murcia, Alicante y Valencia. Muchos niños acabaron perdidos entre la marabunta, con sus padres fallecidos o lejos de ellos. El caos vivido apenas hizo posible el trabajo del Comité de Asistencia Social y del Comité de Refugiados, creado ex profeso, para acoger y ayudar a los malagueños. Bajo estas líneas vemos algunas imágenes de los refugiados en Almería.
carretera_malaga_almeria_refugiados - copia

Anciana refugiada en Almería

refugiados_en_almeria

Refugiados en Almería

desbanda2

Refugiados en las calles de Almería

desbanda1

Niños descansando en las calles de Almería (posiblemente el Teatro Cervantes)

Muchos de aquellos malagueños que salieron tal día como hoy de hace 79 años acabarían fusilados, en los campos de concentración franceses y alemanes y en el exilio mexicano. Valgan estas líneas como mi pequeño homenaje hacia a ellos.
carretera_malaga_almeria_4

Refugiados llegando a Almería

Anuncios

La Habitación (Room, 2015)


romm 1

He de reconocer que las películas “sufridas” me pueden y suelo tenerlas en más alta estima de lo que debiera. Me pasó eso últimamente con El Intercambio, Perdida, Adiós, pequeña, adiós  o con Funny Games y Misery. Pero La Habitación es diferente. No recordaremos un gran escena memorable ni un hecho especialmente trascendental sobre ella, pero a lo largo sus 118 minutos la intensidad, la claustrofobia y la empatía hacia Jack y Joy es total.

Muchas han sido las películas que han tenido un espacio limitado (véase Alfred Hitckcock) pero casi siempre han sido en escenarios, en algún sentido, teatrales. En Room el propio espacio es protagonista y hasta casi con entidad propia: habla por sí solo, actúa con los personajes de carne y hueso y nunca tienes esa sensación estúpida de verte empatizar con objetos. Y eso lo consige la dirección y las interpretaciones de Brie Larson y Jacob Tremblay. Sin duda (a falta de ver Carol) la interpretación de Larson es fenomenal, unas de las mejores intrepretaciones mayúsculas de los que llevamos de siglo: no hace falta gritos ausentes ni desesperados ni escenas viscerales para notar la angustia, el terror y la locura en su cara, en sus gestos y en su mirada. Tampoco hay que hacer niñerías para sentirse pequeño como Jack, con su inocencia e incredulidad ante un mundo conocido y amigo como es “habitación”, “silla” o “bañera”.

rpoom 2.jpg

Se hablará poco de la película ante títulos tan grandes como The Revenant, The Hateful Eight o Spotlight, pero La Habitación no queda por debajo de ningunas de ellas salvo en presupuesto. Por el momento ha ganado el Globo de Oro Brie Larson a Mejor Actriz Drama y opta al mismo premio  y a Mejor Guión en los BAFTA. A buen seguro se colará en Mejor Película en los Oscar. Lo que parece fijo es la nominación para Larson, que se postula como la gran favorita. Para mí, ella y la película son las mejores de la temporada.

La Novena


Novena1

Todo el mundo tiene en mente las grandes historias entre nazis y americanos que el cine, la literatura, el arte o las novelas nos ha ido señalando desde hace más de 70 años. Toda guerra siempre tiene también pequeñas historias, y es la suma de todas ellas las que conforman el arco histórico de un hecho tan “cataclísmico” como la II Guerra Mundial. Una de esas historias en la protagonizada por una división francesa compuesta por soldados españoles, conocida como “La Novena”.

La historia de ésta compañía comienza en 1939, cuando el ejército franquista se hace con el control total de España. Miles de soldados republicanos huyen hace el norte de África (Marruecos y Argelia), que en esos momentos era protectorado francés, salvo el norte de Marruecos, que era español. Bien, ante éste panorama los españoles, no muy bien vistos por los francesas, fueron internados en diversos campos de concentración y fueron obligados a trabajar en la construcción de un tren que atravesaba el desierto o, en el caso de los militares, a enrolarse en la Legión Extranjera Francesa (LEF).

En junio de 1940 Francia capitula ante el ejército nazi y queda dividida en dos zonas, la Francia colaboracionista de Vichy y bajo Presindencia del Mariscal Petain; y la zona ocupada. Los ejércitos franceses quedaron bajo el mando de Petain. El grueso de los excombatientes republicanos se encontraban en ese momento en Marruecos y las autoridades no sabían que hacer con ellos: integrarlos o mandarlos masivamente a España, donde sus vidas acabarían nada más pisar tierra. Finalmente, los franceses les dieron la opción de enrolarse en la Legión Extranjera o marchar hacia Europa con un futuro incierto: la elegida fue la primera opción. Pero no ayudaron a Francia a luchar contra los aliados, sino que, aprovechando la llamada de Charles de Gaulle en la zona no controlado por Vichy, los republicanos comenzaron a luchar contra los Africa Korps, el cuerpo de élite de Rommel, el mayor general nazi de la II Guerra Mundial. Su lucha fue tan tenaz que consiguieron conquistar la ciudad de Bizerta, en Túnez, en mayo de 1943.

la9eninglaterra

Los soldados republicanos adquirieron fama y respeto por su lucha antifascista entre las propias tropas francesas hasta el punto que bajo el mando del Comandante Raymond Dronne formaron “La Novena Compañía Blindada”, integrada en la “Segunda División Blindada” del General Leclerc, el inspirador y principal apoyo de los republicanos españoles. Tras África, el siguiente destino fue Gran Bretaña, donde se les preparó para formar parte de los ejércitos que iban a invadir Europa. Finalmente quedaron en suelo británico hasta que, asegurada la costa, pasaron a depender del General estadounidense George Patton. Francia resultó ser mucho más fiera que África y los enfrentamientos entre los miembros de “La Nueve” y el ejército alemán fue realmente cruento en la zona de Alençon, a 180 km. de París. Solo la llegada del británico Montgomery les salvó de una masacre segura. La resistencia que opusieron los republicanos fue tan impresionante que les valió el reconocimiento de todo el ejército aliado y fue punto de inflexión en el avance hacia París.

MD23. Madrid, 10/09/08.- Foto de archivo de la Tanqueta Guadalajara llegando a la alcaldía de París durante la II Guerra Mundial. Esta tanqueta pertenece a la memoria de aquellos soldados republicanos españoles que tuvieron que luchar en la II Guerra Mundial junto a las tropas francesas y en contra de los ejércitos fascistas y nazis, como se relata en el libro "La Nueve", escrito por Jorge Semprún y que sale hoy a la venta. EFE/Ediciones B. ***SOLO USO EDITORIAL***.

En agosto de 1944 París y la Resistencia Francesa (plagada también de republicanos) se sublevan contra los alemanes y, pese a las recomendaciones desde el Alto Mando aliado, Charles de Gaulle decide mandar a una unidad hacia París para evitar que se destruyan los puentes de la ciudad y dificultase la entrada en ella. La compañía elegida es la comandada por Leclerc, y por tanto, la de los españoles republicanos. Fueron los tanques españoles los que liberaron el Ayto. de París, la Plaza de la Concordia o el Hotel Majestic. El general nazi al mando de París, Dietrich von Choltitz, se entregó a los españoles, que fueron los encargados de guardar su vida hasta el momento de la entrega a las autoridades. El reconocimiento a los españoles fue tal que fueron los escoltas de Charles de Gaulle en el desfile de entrada en París.

Pero la historia de “La Nueve” no acaba aquí: solo unas semanas más tarde se lanzan a la conquista del resto del territorio francés y llegan a rescatar ciudades como Andelot o Strasburgo. En Nancy, el propio De Gaulle reconoció la valía de los solados republicanos condecorándoles con la Cruz de Guerra, la más alta estimación militar francesa. Finalmente, “La Novena” quedó estancada en los congelados bosques de Munich hasta que llegaron a formar parte de la toma del último bastión nazi de renombre: el Nido del Águila.

La postguerra fue un momento difícil para todos aquellos combatientes antifascistas que veían en su lucha la próxima liberación de España. No fue así y la Historia de revolvió contra ellos de la forma más dura posible. Pocos han sido los reconocimientos hacia su papel y su importancia en la Liberación de Francia, llegándose incluso a desmerecer su esfuerzo. Por suerte, hoy, 70 años después de la Liberación, el Ayuntamiento de París los ha homenajeado de un forma muy digna, con la presencia del Rey Felipe VI y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, hija y nieta de republicanos. La Historia, ahora sí, les ha devuelto algo del honor que se les debía.

Aquí os dejo el vídeo del homenaje a los republicanos españoles de “La Nueve”

<p><a href=”https://vimeo.com/110559567″>PAR&Iacute;S RECUERDA A &quot;LA NUEVE&quot; Y LOS REPUBLICANOS ESPA&Ntilde;OLES</a> from <a href=”https://vimeo.com/tmextv”>TMEX</a&gt; on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>

La Grande Bellezza


Bienvenida al mundo bloguero. Esperándo me hayo para que nos deleites con tus ocurrencias.

urbscaputmundi

Asomo la cabeza por el mundo bloguero por primera vez en mis 26 años (casi) recién estrenados. Me lo tomo como una nueva oportunidad para idolatrar o tirar por tierra cualquier cosa, sin escala de grises, como a mí me gusta. Pero como estamos de inauguración vamos a empezar bien y bello.

Este fin de semana vi La grande bellezza, de Paolo Sorrentino. Ganadora merecida del Óscar 2014 a mejor película extranjera.

La grande bellezza es una crítica, y también alegoría, a lo mundano y superficial de la vida. Nos encontramos con un Sorrentino que bebe del Federico Fellini de La Dolce Vita, no solo en fondo, sino también en forma. La película avanza anárquicamente con personajes fugaces, sueños, recuerdos y mucha melancolía. Todo mientras se nos enseña una perfecta radiografía de Roma.

Questa è la chiave. La película es magnetismo puro para cualquiera…

Ver la entrada original 82 palabras más

Exodus: Dioses y reyes.


Ola

Hay un tweet que rezaba algo así: “Lo mejor de Exodus es hacerte la foto con el cartel antes de ir a ver la película”. Bien, pues no era para tanto la granizada que caída sobre ella. Exodus: Dioses y reyes es cine épico sin más pretensión que la de entretener. ¿Alguien pensaba que ésta iba a ser una película que agradase a la crítica y que arrancara premios? Si alguien pensaba así estaba claramente equivocado. La última película basada en la Biblia que rascó algo fue Ben-Hur, allá por 1959.

No merece la pena hablar de la historia pues es sobradamente conocida hasta por los más ilustres ateos pero sí es necesario hacer referencia a Los Diez Mandamientos, de Cecil B. DeMille. Aquella era una película justificada: había que hacer la competencia a la televisión y para ello se usó nuevas técnicas que el cine no había usado anteriormente: technicolor, pantalla panorámica,… La justificación de Exodus no se encuentra por ningún lado salvo la de hacer “otra película de la Biblia” con actores conocidos, efectos especiales tremendos y…poco más. ¿Les suena? Correcto, como Los Diez Mandamientos, pero ahora la TV ya no tiene rival en el cine, y más cuando hasta el manido 3D se ve mejor en casa.

plaga

¿Qué es lo que falla en Exodus? Claramente (¡y cómo no!) el guión. No pretendo que Exodus me revelara nada de la historia, ni siquiera que contase algo novedoso, pero si que lo hiciera de manera inteligente. Me explico: una película basada en un libro sobre una historia que pasó cerca de 4500 años tiene que tener un enganche con el presente, y ese enganche no existe. Y mira que era fácil: identificarlo con el sufrimiento de pueblo judío, que eso funciona muy bien en el cine; mostrar la grandeza del Imperio Egipcio, que también va bien; mostrar una historia de luchas entre la nación poderosa y el pueblo oprimido, etc. Pero Exodus se queda en la simple narración de los hechos de forma prácticamente literal que la Biblia cuenta. No hay empatía en ningún momento con ninguno de los personajes: Moisés pasa de fiel protector del faraón a ser el superguía de los judíos como quien compra el pan y de paso pasa por los chinos a comprar alguna ocurrencia. Nunca te llegas a creer el sufrimiento de los israelitas (es más, te la sopla todo lo que les pase). Ramsés es un niño mimado y estúpido, rencoroso con todo y con todos; y los secundarios (Aaron Paul, Ben Kingsley, Sigourney Weaver) pasan con más pena que gloria por la película. Los diálogos son tan superfluos que la que podía ser una interesante historia de cómo Moisés se entera de su origen queda en nada. Y el enamoramiento con su esposa (María Valverde) es de flechazo y punto. Bale no saca su contrastado talento a relucir en ningún momento y Edgerton se esfuerza en reflotar un personaje plano sin apenas conseguirlo.

rojo2

Pero no todo es malo en Exodus. Ridley Scott es un directozado y sabe dónde poner la cámara y cómo dirigirla para no hacer pesada una película de dos hora y media. Las escenas de acción (muy pocas) son muy dinámicas, la fotografía es acojonante y los efectos especiales son tan buenos (y en muchas ocasiones sutiles) que hacen remontar la película. No entiendo las críticas al director pues su trabajo lo hace muy bien, pero si ese trabajo no viene acompañado de una buena historia pues poco puede hacer. Lo malo viene cuando la acción decae y en la película no pasa absolutamente nada (el destierro de Moisés, la huida de Egipto,…). Los personajes, como he dicho, carecen de la fuerza necesaria para engancharse con ellos, todo está muy muy forzado y nunca te llegas a creer las motivaciones ni los sentimientos de ninguno.

Mención aparte merece las localizaciones. Uno, que es de Almería, tira para su tierra y reconoce algunos de las localizaciones usadas para la película: cantera de Macael (poblado judío), la Rambla del Búho, la Rambla Viciana, desierto de Tabernas (escena de la batalla), Sierra Alhamilla (persecución final a los judíos),…Fuerteventura, por otra lado, nos muestra la majestuosa playa de El Risco del Paso.

Lo peor: los personajes y las pausas de la película.

Lo mejor: el paisaje, la parte de las plagas y el Mar Rojo.

Nota: 5.5/10

 PD: y sale nuestro amigo Miguel (AKA Josayo) nada menos que ¡4 veces!

Se acaba 2014


10402040_10152530605819716_6092373120240663433_n

Se va el año 2014 y ,en general, no ha sido un año destacable, al menos en lo referido al cine. En una época donde parece que hay un modelo tipo de guiones, historias y personajes que todas las grandes productoras parecen tener en el cajón, solo alguna película pequeñita brilla con luz propia, como parece ser Ida, Boyhood o Gran Hotel Budapest. A éstas se les ha unido la gran epopeya espacial de nuestro tiempo: Interstellar. Las cuatro parecen ser lo más destacado de un panorama internacional dónde Woody Allen nos ha vuelto a traer su entrega anual con Magic in the Moonlight, que parece ser una obra muy menor de su extraordinaria mente; los héroes del espacio han conocido a Los guardianes de la Galaxia o Xavier Dolan, desde Canadá, ha confirmado ser el nuevo enfant terrible del cine.

Desde el mundo comiquero nos llega la ya mencionada Guardianes de la Galaxia, pero sobre todo, X-Men: Días del futuro pasado, sin duda la mejor saga llevada al cine. Capitán América siguió sus andanzas con Soldado de Invierno, una película bastante respetable en su género; el Peter Parker más teen se enfrentó al Poder de Electro y al Duende Verde y Sin City 2 se estrelló por todo lo alto.

En Europa, cuna del cine culto e intelectual, o eso nos creemos, hemos tenido título tan cool como Tourist, Winter Sleep, Las Venus de las pieles, Joven y bonita, Nymphomaniac V. II o Rompenieves. El cine europeo nunca defrauda, aunque suele ser muy centrípeto y tiende a ser un “cine para europeos” y muy nacional.

España ha sido un borde brillante dentro de ese panorama europeo. En el mejor año para la taquilla, han destacado títulos como El niño, 10.000 km y, sobre todo, La Isla Mínima, la gran favorita con derecho propio a la próxima gala de los Goya. Junto a Torrente V, Mortadelo y Filemón y la gran sorpresa de éste 2014, 8 apellidos vascos, han situado al cine español en boca de todos. De unos años para acá estamos observado que aquellas críticas nefastas hacia nuestro cine cada día son menos.

Por último, desde EEUU sigue el bombardeo de películas, que en algunos casos llegan a copar el 90% de las salas nacionales. Como siempre, destacan las pequeñas películas independientes que se salen de la norma (o no) de las grandes productoras. Boyhood es la gran película del año. no hablaré aquí de ella pues ya la comenté en mi anterior post. Birdman parece ser la competencia directa en los premios de la crítica y de los académicos a Boyhood y ha dado el espaldarazo definitivo en Hollywood a Iñárritu, por si con Babel, 21 gramos o Amores Perros no fuera suficiente. Wes Anderson ha vuelto a hacer de las suyas con Gran Hotel Budapest, una divertidísima comedia donde destaca Ralph Fiennes: memorable. Perdida ha sido la gran catalizadora del año: tiene tanto adoradores como detractores. La dirección de Fincher, como siempre, impecable, y Rosamund Pike está extraordinaria, pero…lo típico en estas críticas, el guión. Julianne Moore vuelve a ser el centro de atención por Still Alice, donde encarna a una mujer a la que le han diagnosticado alzheimer; y en Maps to the Stars, de Cronneberg, donde ganó en Cannes el Premio a Mejor Actriz. También destaca dentro del panorama Nightcrawler, que le ha valido a Jake Gyhenhaall una nominación al SAG. El cine independiente se ha colado también con Whiplash, una película centrado en la ambición de un joven en el mundo del jazz. Xavier Dolan y su Moomy fueron galardonados con el Gran Premio del Jurado en Cannes y realiza de una película peculiar acerca de una familia en un mundo distópico dónde las madres pueden abandonar a los hijos enfermos. Sin duda, una de las mejores películas de 2014.

También junto a Interstellar y Perdida, la gran superproducción del año no llega de la mano de Peter Jackson y su particular visión de la Tierra Media. Con La batalla de los cinco ejércitos cierra la sextología iniciada con La Comunidad del Anillo. Esperemos que sea un broche digno, pues las dos anteriores entregas de El Hobbit ha sido, por así decirlo, un tanto tibias.

Del mundo de la animación se nos ha confirmado que segundas partes no tienen por qué ser malas: al igual que ocurrió con El Retorno de Jafar y Toy Story 2, Cómo entrenar a tu dragón 2 se ha convertido en una película de igual o superior calidad que su antecesora. De la mano de los muñecos nos llegó La LEGO película, una extraordinaria aventura que no tiene nada que envidiar a Pixar, Disney o DreamWorks.

Por último, para ir acabando el recorrido cinematográfico del año, desde Sudamérica nos llegó un puñado de películas que han sorprendido de alguna manera por su calidad. Quiero destacar aquí una: Relatos Salvajes, la enésima película de Ricardo Darín, donde protagoniza una serie de historias independientes unidas entre sí por la venganza. Pese a lo que pueda parecer, es una película cómica, una de las grandes que el cine argentino ha dado en los últimos años; y eso es mucho decir.

Cómo no quiero ser totalmente imparcial en éste recorrido, a continuación podéis votar como las mejores de éste año todas las anteriores películas mencionadas o aquellas que vosotros consideréis las mejores. ¡Animaos!

Boyhood


Boyhood_Momentos_de_una_vida-367183044-large

Tras meses sin actualizar, una película ha conseguido que renazca en mí eso que llaman “la pasión de escribir”, que a tanto le gusta decir a Vargas Llosa. No voy a extenderme mucho pero prometo escribir al menos un post todas las semanas a modo de propósito de fin de año.

La película que ha encendido la mecha no es otra que “Boyhood“. Richard Linklater lo ha vuelto a hacer. Tras la insuperable trilogía, interpretada por Ethan Hawke y Julie Delpy, Linklater llevó a buen término un proyecto que duraba 12 años y que consistía en grabar la evolución de la vida de un niño, Mason (interpretado por Ellar Coltrane) a lo largo de esos años. Llevar a cabo ese proyecto y con los mismos actores a lo largo de más de una década se antoja una odisea en los tiempos que corren, donde las agendas y los egos priman por encima del interés por el buen hacer. Pero Linklater parece tener ese magnetismo necesario para aglutinar talento y compromiso sin más preocupación que filmar.

Pero centrémonos en la película. No es un film rompedor, ni siquiera es alternativo; sí, es “cine independiente USA” pero no se sale de las reglas de los grandes estudios: actores muy conocidos, historia convencional, reparto seguro y rentabilidad. Pero eso no resta un ápice para que “Boyhood” sea una película extraordinaria. ¿Por qué? Porque al estar rodada en 12 años y con el mismo reparto la empatía que sientes por Mason es poco usual. Las críticas acerca de que si la película estuviera hecha en un año con diferentes actores en las distintas etapas no sería tan honda son ciertas, pero es que la película está rodada en 12 años y con los mismas actores por esa misma razón. Otra razón, y las más poderosa para mí, es la historia: una historia sencilla, sin aspavientos. Es la vida de un chico normal, con situaciones normales, con vivencias normales y con problemas y soluciones normales. Es una película real, amarga y divertida a la vez y por la que puedes sentirte identificado en todas las etapas de la vida del chico; o de la madre; o del padre. Son situaciones cotidianas narradas de forma magistral por un director que se ha convertido, por derecho propio, en el gran analizador de la vida corriente norteamericana actual.

Arque3

Cuenta una historia real, o que pudiera ser real. Patricia Arquette, recuperada para el cine desde “Carretera Perdida” es el alma máter del film. Ellar Coltrane es el protagonista absoluto pero ella, la madre, es la que le da el realismo bruto y con matices a la película. Con ella la puesta en escena siempre es espectacular, excéntrica y pausada.  Arquette está ante el mejor papel de su carrera.

Es una película de familias rotas, de madres luchadoras y desencantadas con el propósito de su vida (“pensaba que había algo más, que ésto no se acabaría aquí”), es una película de adolescentes que buscan su lugar en un mundo que no entienden y es una película de experiencias vividas. Linklater nos vuelve a traer diálogos memorables que nos recuerda a “Antes del amanecer”, situaciones convencionales narradas con extrema delicadez y sentimiento, muy cuidada y que no busca en ningún momento la empatía forzada. Es una obra magnífica, cine bien hecho. En mi opinión, superior a “Antes del atardecer” y a “Antes del anochecer”, y eso, para mí, supone mucho.